Home Introducción
Introducción Asociados, Familiares y Usuarios

 

      Desde que en 1991 AFAES comienza su andadura en la Ciudad de Las Palmas, aquellos quienes la promovieron, un grupo de familiares a los que no sólo la realidad de la enfermedad les desbordaba sino que también les desalentaba la escasa respuesta institucional frente a la misma. En este marco confluyeron, no sin evidentes carencias de los mínimos recursos materiales y económicos, para constituir AFAES, que en breve espacio de tiempo se configuró en Gran Canaria como "el faro" de la salud mental sobre todo y ante todo para los numerosos enfermos/as de nuestra Isla y sus inmediatos familiares cuidadores a los que comenzó proporcionándoles el apoyo y la asistencia mínima necesaria.

 

     Desde sus inicios los fundadores tuvieron claro que el espacio para el tratamiento y atención de las personas con enfermedad mental pasaba por la creación y puesta en marcha de dispositivos de rehabilitación para los que se hacían necesarios los correspondientes recursos económicos y humanos que los sustentaran. Así la búsqueda de estos recursos propició que:

 

- Cada vez más y más familiares se sensibilizaran de ello contribuyendo al incremento progresivo de los asociados de AFAES.

 

- Cada vez más y de forma paulatina la labor desplegada por los directivos de AFAES frente a las instituciones locales, insular y autonómica logran transmitir la necesidad que las mismas aporten recursos para dichos dispositivos lo que propició la gestación de los primeros proyectos de rehabilitación psicosocial formalizados y presentados ante los mismos para su aprobación.

 

- Cada vez más el área sanitaria participará y apoyará dichos proyectos como elemento esencial para la mejora de la calidad de vida y del  bienestar de las personas con enfermedad mental.

 

     Una vez puestos en marcha los primeros dispositivos de rehabilitación psicosocial de la isla por AFAES, año 1995, el despliegue de la labor de la Asociación potenció su crecimiento y posibilitó la implantación paulatina de recursos realizado por instituciones de nuestra isla y gobierno de la CCAA, al tiempo que contribuyó al diseño de la estructura socio rehabilitadora de la salud mental como pilar esencial que, junto a la estructura sanitaria preexistente y a la familiar se erijen en la actualidad como las tres áreas necesarias que, sin perjuicio de estar perfectamente diferenciadas en sus actuaciones, deben operar en el contexto de la enfermedad mental debidamente integradas.

 

    En la actualidad en el contexto de la Unión Europea, del Estado Español y de la CCAA de CANARIAS la salud mental se ha dotado de los mecanismos formales y legales para el adecuado desarrollo y proyección de la misma, tales como LA ESTRATEGIA NACIONAL EN SALUD MENTAL presentada en Diciembre de 2006 ante la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado por la entonces Ministra de Sanidad señora Elena Salgado, avalada por FEAFES (Federación Española de Asociaciones de Familias y Personas con Enfermedad Mental), para quién, como máximo exponente del movimiento asociativo a nivel nacional, la ESTRATEGIA EN SALUD MENTAL constituyó un hito en la atención en Salud Mental en España, evaluándola de forma especialmente positiva porque supuso la consecución de:

 

- Una reivindicación histórica del movimiento asociativo, donde se establece un marco de trabajo común, que unifica las acciones en todas las regiones del Estado en materia de Salud mental e incluye y asume diferentes aspectos críticos para las personas con enfermedad mental y sus familias.

 

- Un importante proceso de diálogo y consenso de los diversos agentes implicados.

 

- Un claro compromiso en la evaluación de la implementación y actualización de las acciones contempladas en la ESTRATEGIA EN SALUD MENTAL.

 

    La publicación de la ESTRATEGIA EN SALUD MENTAL DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD DEL MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO, cuya lectura recomendamos a todos los profesionales, familias y personas afectadas por una enfermedad mental, establece los principios básicos del modelo comunitario de atención a la salud mental:

 

AUTONOMÍA

CONTINUIDAD

ACCESIBILIDAD

COMPRENSIVIDAD

EQUIDAD

RESPONSABILIZACIÓN

CALIDAD

 

    Todo ello se sustenta en seis líneas estratégicas, las cuáles son:

 

LÍNEA ESTRATÉGICA 1: Promoción de la salud mental de la población, prevención de la enfermedad mental y erradicación del estigma asociado a las personas con trastorno mental.

 

LÍNEA ESTRATÉGICA 2: Atención a los trastornos mentales.

 

LÍNEA ESTRATÉGICA 3: Coordinación interinstitucional e intrainstitucional.

 

LÍNEA ESTRATÉGICA 4: Formación del personal sanitario.

 

LÍNEA ESTRATÉGICA 5: Investigación en Salud Mental.

 

LÍNEA ESTRATÉGICA 6: Sistema de información en salud mental.

 

    LA LEY DE AUTONOMÍA PERSONAL Y ATENCIÓN A LAS PERSONAS EN SITUACIÓN DE DEPENDENCIA de Diciembre de 2006,  que regula las condiciones básicas de promoción de la autonomía personal y de atención de las personas en situación de dependencia mediante la creación de un sistema para la AUTONOMÍA Y ATENCIÓN A LA DEPENDENCIA - SAAD -, con la colaboración y la participación de todas las Administraciones Públicas. Asimismo la Ley, configura UN DERECHO SUBJETIVO que se fundamenta en los principios de universalidad, equidad y accesibilidad, desarrollando un modelo de atención integral al ciudadano al que se reconoce como beneficiario su participación en el sistema y que administrativamente se organiza en tres grados de dependencia y a su vez cada uno de ellos en dos niveles.

 

    Mencionar también, la CONVENCIÓN DE LA ONU  SOBRE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD, en vigor desde el 13 de Diciembre de 2006. Esta Convención es el resultado de un largo proceso, en el que participaron: Estados Miembros de la ONU, Observadores de la ONU, Cuerpos y organizaciones importantes de la ONU, Relator Especial sobre Discapacidad, Instituciones de derechos humanos nacionales y Organizaciones no gubernamentales, entre las que tuvieron un papel destacado las organizaciones de personas con discapacidad y sus familias. Este nuevo instrumento supone importantes consecuencias para las personas con discapacidad, entre las que se destaca la visibilidad de este grupo ciudadano dentro del sistema de protección de derechos humanos de Naciones Unidas, la asunción irreversible del fenómeno de la discapacidad como una cuestión de derechos humanos, y el contar con una herramienta jurídica vinculante a la hora de hacer vales los derechos de estas personas.

 

 

 

 

Logotipo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria

Logotipo del Cabildo de Gran Canaria

Logotipo del Gobierno de Canarias